El Caminito del Rey

Desde: 52.00

¡Descubre el magnífico Caminito del Rey!

Limpiar
SKU: N/D Categoría:

Descripción

CIUDAD DE ORIGEN – ARDALES

Salida a la hora acordada con dirección a Árdales, parada para el desayuno. Continuaremos por la
zona Norte, en la carretera que une las localidades de Árdales y Campillos, justo en la presa que regula el embalse Conde de Guadalhorce (junto al restaurante El Kiosko). El Caminito del Rey se encuentra situado en un medio natural complejo, rodeado de pantanos, montañas, desfiladeros y valles. El recorrido del Caminito es lineal, en sentido único y descendente de Norte a Sur. Junto a la central eléctrica se encuentra una presa. Aquí está la verdadera puerta de acceso al desfiladero de Los Gaitanes, y el Caminito del Rey. A partir de este momento tenemos que seguir todas las normas de seguridad, como por ejemplo la utilización del caso, y disfrutar del espectacular paisaje, que te
aseguramos merece la pena y no te dejará indiferente. El caminito del Rey es un paso construido en
las paredes del desfiladero de los Gaitanes, junto a la aldea de El Chorro. Se trata de una pasarela
peatonal de más de 3 kilómetros, adosada a la roca en el interior de un cañón, con tramos de una
anchura de apenas 1 metro, colgando hasta 100 metros de altura sobre el río, en unas paredes casi
verticales. Almuerzo en Restaurante. Por la tarde visitaremos Árdales, pueblo de la comarca del
Guadalteba asentado junto a una peña que ha sido testigo de su devenir histórico. La localidad se
configuró en torno al promontorio, que albergó una fortaleza medieval. La iglesia de Nuestra Señora de los Remedios y el convento de los Capuchinos son dos de sus monumentos más notables. Regreso a la ciudad de origen, llegada. FIN DEL VIAJE Y DE NUESTROS SERVICIOS.

EL PRECIO INCLUYE:

Autocar de gran confort,
Desayuno en ruta,
Almuerzo en restaurante.
Entrada guiada.
Seguro de asistencia en viajes.

NOTA:

El recorrido es largo y tiene escaleras, además de cruzar un valle entre el
Desfiladero de los Gaitanes. Las propias características del lugar hacen que la movilidad sea un tanto complicada, por lo que si bien no hay que ser un atleta para conocer el enclave, sí es necesario tenerlo en cuenta. Se desaconseja el tránsito a toda persona que no cuente con la adecuada preparación física, que padezca de vértigo o enfermedades relacionadas con el corazón, el aparato respiratorio o que esté sometida a tratamiento médico coincidente con la duración de la visita. Hay que dejar claro también a los visitantes que el calzado tiene que ser adecuado, no se puede realizar la actividad con chanclas, con tacones (por pequeño que sea) o con zapatos.